Hover Setting

default

Los Cabornos - Menú Especial de La Berra

Dirección: Campiellos - Sobrescobio
Teléfono: 985907923


Web: https://loscabornos.es/
Facebook: https://www.facebook.com/los_cabornos_restaurante
Instagram: [@los_cabornos_restaurante] https://www.instagram.com/los_cabornos


Calidad: 4/5
Precio: 42€


Comentarios: La Berra, Berrea en castellano, se está convirtiendo en uno de los principales reclamos turísticos de la entrada del Otoño. Ir a los bosques asturianos a sentir berrar a los venaos tiene algo mágico, por el cambio de los colores, por el silencio roto por esos berros, casi desesperados, por el entrechocar de los cuernos ... Y eso sin verlo. Si además tienes la suerte de hacerlo, la experiencia se convierte en inolvidable. 


Los Cabornos, uno de nuestros restaurantes favoritos, organizó una jornada donde mezclaba una salida para sentir la berrea y una cena acorde lo que íbamos a sentir. Un menú cerrao por 42€ que unía la experiencia con la cena, casi como si fuera una Farturruta.


Campiellos es un sitio precioso en pleno parque de Redes. Desde allí tienes un par de rutas muy guapas, y un mirador fantástico sobre el Embalse de Rusecu. Y además, el restaurante que da nombre a una de sus rutas más famosas, Los Cabornos. 


Nos fuimos con un par de guías oficiales de Asturies a recorrer parte de la senda de Los Cabornos. Un Cabornu en lengua asturiana es un tronco viejo y hueco de un árbol, o sea, un cachopu; y también cada una de las partes del tronco de un árbol cortado longitudinalmente, una vez separado de la corona. 


Comenzamos un paseín por la senda de Los Cabornos, donde poco a poco ganamos unos 200m de desnivel. La senda es muy fácil y muy guapa, y ahora en otoño, espectacular. 


Llegamos a un punto donde encontramos una reciella de cabras, y nos desviamos hasta llegar un mirador natural donde podíamos ver todo el valle de Comiyera hasta su llegada al embalse de Rusecu. 


Un entorno espectacular donde nos sentamos en silencio y comenzamos a escuchar la berra de los venaos y su entrechocar de cuernos, mientras que con los prismáticos intentábamos adivinar dónde estaban. 


Estuvimos un buen rato, aprovechando también la luz mágica del atardecer. Y apareció Nestor a traenos un temtempié, en forma de bollos preñaos y sidra. Y más cosas. Pero aquello supo a gloria bendita allí arriba. 


Volvimos al punto inicial y nos fuimos a Los Cabornos, esta vez al restaurante, a cenar. 


Comenzamos con un Pepito de Chipirones con Alioli y Chiscá de Yuzu. Os juro que con el pan brioche lo devoramos. Muy bueno y después del paseín, entró solo. 


Huevo, Foie y Salsa de Amareto. Para mezclar y disfrutar. El puré de patatas tiene un toque ahumao que le queda genial, y el amaretto apenas se nota. Muy bueno. 


Solomillo de Venao Wellington. Maravilloso. El venao buenísimo, y el hojaldre perfecto. Viene con puré de castañas, que tiene un toque anisao. 


De postre, Mousse de Chocolate con Leche y Frutos Rojos con Helao de Frambuesa. El postre es D'Albert. Buenísimo. 


Para beber, La Descarga. Vino asturiano fuera de la DO Cangas. Vino del año, mezcla canguesa. Muy fresco, entró genial con toda la comida. 


Pagamos 42€ por persona. Planazo conectando la naturaleza con la gastronomía en un entorno precioso. Néstor y Jessica, además de ser un encanto, están haciendo las cosas muy bien, y quieren comenzar a hacer actividades de este tipo para que conozcáis Los Cabornos de otra manera. Atentos a sus redes. 



No hay comentarios