Vinoteo: Uva Albarín

Dirección: C/Campoamor, Nº 29 - Uviéu / Oviedo
Teléfono: 984 081 696



Web: http://vinoteo.com/

Facebook: https://es-es.facebook.com/vinoteo
Twitter: [@vinoteo] https://twitter.com/vinoteo


Acabamos la temporada de "catas" del Vinoteo, y lo hacemos con un ejercicio muy curioso y novedoso que, que yo sepa no se hizo nunca. A propuesta de Toño Morán, delegado para España de Bodegas Gordonzello, probamos cómo se comporta la uva asturiana albarín en función del sitio donde se plante.


Sabemos que la uva albarín es autóctona de Asturies, pero también que se lleva años plantando en León. También se planta algo en la frontera gallega con Asturies, y recientemente se autorizó su plantación en Cantabria y -atención- Castilla La Mancha.


Y también sabemos que, en el sabor del vino, y además de la uva, a misma elaboración, influye enormemente el suelo donde esté plantada, la orientación de la viña, la altitud, la cantidad de lluvia, sol ... e infinidad de factores que hacen que, salvo química por medio, sea muy complicado que dos vinos, incluso de la misma bodega, sepan siempre igual.


Por eso disfrutamos como enanos viendo como dos bodegas elaboran vinos con la misma uva y saben completamente distintos. Además, Juanjo combinó cada vino con un producto típico de la zona de procedencia del mismo. Así que unimos Asturies y Lleón en una noche que cerró de una manera única las catas del Vinoteo.


Bodega Vidas es una de nuestras bodegas de vinos punteras en Cangas, y además Bea Pérez es la presidenta de la DOP Vino de Cangas, están haciendo una labor increíble, no solo obteniendo premios internacionales con sus vino, sino ayudando a que Cangas esté en el sitio que se merece; y Bodegas Gordonzello ya es una vieja conocida de Les Fartures, con Toño haciendo una labor excepcional. Una bodega pequeña, con apenas 30000 botellas al año al lado de otra mucho más grande que nació de la cooperativa de pequeños productores. Viticultura heroica en Cangas (recolección a mano, pendientes de hasta el 70%) al lado de 300 hectáreas de plantación.


El primer vino de Gordondello fue un Peregríno Albarín Blanco. 100% albarín blanco. Un vino refrescante, fácil de beber, con toque a fruta blanca, pera ... en nariz, y en boca toques cítricos, incluso a lima. Entra solo.


Y con ella, un poco de Cecina de León, con mermelada de melocotón casera.


Y el primero de Vidas fue un Siete Vidas Albarín Blanco. Más ácido que el anterior, con cítricos más potentes. Entra solo, pero tiene más cuerpo. No es por barrer para casa, pero me gustó mucho más.


Lo acompañamos de un Choscu Chips Fries. La adaptación del famoso plato americano al choscu asturiano que hizo Juanjo. Lleva una mezcla de queso cheddar y Vidiago. Genial.


La otra vez que lo probamos nos enamoró, y a pesar de ser una añada superior, 2016, Kyra es una auténtica gozada de vino.  9 meses de barrica en barricas de roble francés, sobre sus propias lías, para un vino con mucha más potencia y estructura, pero que mantiene la elegancia. Sin duda fue el triunfador de la noche. Son muy difíciles de conseguir porque solamente tiene una producción de 1000 botellas.


Lo tomamos con una Ensalada de León. Es decir, morcilla, garbanzos y lechuga. A cada plato más contundente. Y por cierto, muy rica.


Nos cambiamos al Rosado de Gordonzello,  Gurdos Rosado. Rosado, 100% Prieto Picudo, con un pelín de aguja y un toque a frambuesa. No enamora.


Lo acompañaron de una Tosta de Botillo con Parmentier de Verduras. Picante, sabroso y rico. Genial.


La idea era comparar el Kyra con un CienMontañas de Vidas. CienMontañas son sus vinos con uva albarín pero ya con paso por barrica, pero este año hubo tan poca producción de uva en Cangas que no elaboraron. Así que Bea trajo un CienMontañas Albarín Negro 2017. Tinto. Acidez, fruta negra, buena nariz y cuerpo en boca para aguantar el pelotazo de postre que nos propuso Juanjo. Entre 9 y 11 meses en barrica de roble francés. Gran vino.


Y el postre, que nos dejó a todos con la boca abierta, fue ni más ni menos que un Pote Asturianu. Y además estaba buenísimo.


Esperemos poder repetirla el año que viene comparando ese Kyra, gran vino, con el CienMontañas Albarín Blanco. Pero sin duda, este tipo de ejercicios son muy interesantes para dar a conocer una uva no muy conocida ni siquiera en Asturies, y eso que es autóctona nuestra. Despedimos las catas del Vinoteo como siempre a lo grande, aportando siempre algo distinto, original, y de primera calidad. Enhorabuena a todo el equipo.