Nueva Visita: Los Llaureles

Dirección: Camino de Miyangues, 2 - Torazu - Cabranes
Teléfono: 629 769 059



Web: http://www.losllaureles.com/
Facebook: https://es-la.facebook.com/LosLlaureles
Twitter [@losllaureles]: https://twitter.com/losllaureles
Instagram [@losllaureles]https://www.instagram.com/losllaureles/


Calidad: 5/5
Precio: 41€


Anterior Visita: https://www.lesfartures.com/2019/10/nueva-visita-los-llaureles.html


Comentarios:  Nunca perdono cada nuevo menú de Los Llaureles, aparte que los disfruto como un enano, es genial comprobar la evolución y experimentación que van haciendo Carlos y Josa año tras año, siendo cada vez más imaginativos para adaptarse a un precio más que ajustado. Es muy complicado innovar manteniendo un estilo, y lo consiguen. Tiene mucho mérito que se pueda reconocer un plato de Los Llaureles con ingredientes completamente nuevos, y que a la vez no se estanquen siempre en lo mismo.


Además, su integración en Torazu es cada vez mayor y los productos locales están cada vez más presentes, sin dejar de hacer una cocina que se asoma al mundo, con toques ibéricos, asiáticos y sudamericanos, pero con una base asturiana y con el atrevimiento de probar productos fuera de su entorno gastronómico habitual.


Si a ello sumamos uno de los restaurantes más guapos, con una decoración en sala más que cuidada, muy navideña, la chimenea encendida y una atención de Josa y Carlos que roza la perfección, la experiencia en Los Llaureles es redonda. (Siempre digo lo mismo, y si os quedáis a dormir, todavía es mejor).


El pan lo elaboran cada día ellos mismos, y van probando distintas combinaciones. Esta vez nos ofrecieron Pan de Aceitunas con Semillas de Lino y Pan de Sidra con Pipas. Muy ricos.


Comenzamos con Una Joya. Presentación en joyero (no se aprecia en la foto) de una Ostra del Eo con perlas de chocolate, aire de champán y huevas. Lleva pequeños trozos de chocolate y además espolvoreao por encima. El contraste de lo salino y el dulce queda genial. Para tomar como una ostra pero ... con mucho más. Sabores y texturas. 


Mousse de Ahumados. Una mousse de coliflor tostada, con cacao y café espolvoreao. Micuit de pato, láminas de sardina ahumada, queso manchego y avellana. Como veis otro juego de texturas, la mousse, con la avellana y el queso. El contraste de sabores está muy compensao, aunque gana por potencia la sardina. 


Otras veces este tipo de platos los tomamos templaos, y me gustó que fuera caliente. Buenísimo. 


Pig Triology. Uno de los mejores platos que recuerdo de Los Llaureles. Para tomar de derecha a izquierda. Tres mini tapas con el cerdo como nexo de unión. 


Comenzamos con Corteza,  un crujiente de corteza de cerdo con un tartar de langostino y tiras de wakame aliñao. Brutal el contraste del crujiente con el langostino. Intenso. 


Tomas un respiro con Magro, la Causa Limeña con Patatas revolconas y un envoltorio de arroz. Detro, panceta cocida. Baja un poco la intensidad respecto al anterior, pero había que coger fuerzas para lo que quedaba. 


Y acabas con el Ahumado. Una croqueta de Jamón Serrano laminada con Atún Rojo y licuao con la grasa del jamón. Espectacular. 


Seguimos con un Jardín Astur-Zen. Solo falta el rastrillo para este revuelto de setas. Picadillo de un pueblo de al lao de Torazu, Naveda, yema de huevo, la tierra es pan de centeno, crema de patata suave, eneldo y perejil rizao. Una especie de polientas para que mezcles y disfrutes. Por supuesto el zen se acaba en el momento en que entra en la ecuación el picadillo que le da un toque brutal. Espectacular. 


Laksa a la Madrileña. La sopa laksa es típica del sur de Asia. Tiene un fondo de leche de coco y Carlos lo madrilaniza con un caldo de callos que le da un toque picante brutal. 


Además viene acompañao de un Dimsum de Gamba y cilantro, con hongos asiáticos.


La idea es echar la sopa caliente por encima, y disfrutarlo. Y está espectacular. 


El Mar y Sariegu. Otra combinación que sorprende muchísimo. Langostino a la plancha con esferas de mantequilla de chorizo de Sariegu y unas hebras de falda de ternera para dar crujiente. La mantequilla se derrite, el langostino está de muerte y, por supuesto, chupamos la cabeza hasta que nos quedó nada. Platazo. 


De Higos a Setas. Crema de higo, crema de boniato, tacos de queso manchego, gambas al ajillo, 2 tipos de hongo (uno portobello) y lascas de boletus echadas al momento. Mezcla frío y caliente; y dulce con el toque ácido del queso salino de la gamba. Muy bueno. 


Aguacate Poblano. Lascas de aguacate al horno, tiras de yuca frita con fermentado de vainilla a las que quitan el almidón antes, pasta mejicana de cacao, chile poblano y especias. La idea es estirar el mole para equilibrar el sabor. Tiene mucho contrastes de sabores, porque explota en la boca. Se nota el cacao, el chile, la vainilla ... Muy rico. 


Merluza en Aceituna Verde. Otra maravilla. Taco de merluza confitada, con alga codium en tempura. 


Al lao, una jarra con salsa de algas con un caldo de pescao. 


Y si ya lo mezclas todo, es genial. La salsa muy potente, con sabor a mar, Y el toque de la merluza, perfecto. El nivel estaba altísimo, pero acabar el menú con esto ... brutal. 


Comenzamos los postres, Besos del Rey Silo. Crumble de galletas de manzana, helao de Besos del Rey Silo (una pasada), bizcocho de té verde, compota de pera, mascarpone y bastones de manzana verde fresca. Maravilloso. 


Y acabamos con Taco Lemon Pie. Una base de frixuelo para coger con las manos y relamerse los dedos. Explosión de limón en la boca. Buenísimo. 


Parea beber, 999 de Loxaret Brut Nature Rosat 2014. Rico, nos gustó. 


Cada vez disfrutamos más en Los Llaureles, cada vez estamos más a gusto, y cada vez cocinan mejor. Un sitio redondo, donde el entorno está a la altura de la cocina y viceversa, donde la sala es una extensión perfecta de lo que pasa en la cocina, y donde la cocina se retroalimenta de la paz que se respira en la sala. Si no conoces Los Llaureles, estás tardando en ir (y me lo agradecerás), y si ya lo conoces pero no probaste este menú, vete a Torazu que te va a encantar. 


2 comentarios :

Francisco Miranda dijo...

Parece un menú muy barato. No sé cómo andarán de precio los vinos. ¿Qué tal resulta tanta fusión de mar y montaña en los platos?

David Castañón dijo...

El menú no se puede ajustar más de precio. Es muy barato. La fusión funciona a las mil maravillas. Y la carta de vinos es sencilla, con precios ajustados al menú.