Hover Setting

default

Nueva Visita: Tixileiro

Dirección: A Estierna - Ibias
Teléfono: 985 818 707


Calidad: 4/5
Precio: 40€







Comentarios: Muchas veces me preguntáis por hoteles para desconectar y que tengan un buen restaurante cerca. El Tixileiro es el sitio perfecto para ello, un Hotel Rural precioso, con una piscina cubierta para olvidarse del mundo, y además, uno de los mejores restaurantes de Asturies. En A Estierna, entre Ibias y Degaña.


Al frente está Jose, con solo 23 años, que, con la ayuda de sus padres, tiene una filosofía clara, de apoyo al producto local. Parece algo muy sobrevenido, sobre todo estando donde están, pero es mucho más que eso. Cocina de producto y de temporada, con productores locales, y presentaciones y atención muy cuidada. Y uno de los mejores sitios para beber vino de la zona, y joyas de otras. Un apueste claro que los diferencia del resto. 


Comenzamos con una Crema de Calabacín de Ibias y Queso IGP Los Beyos rayao. El queso Los Beyos aporta potencia y contrasta muy bien con el dulzor del calabacín. Muy rico. 


Para beber, Fino en Rama Eléctrico. ¿Qué os dije que había sorpresas en el Tixileiro? 15º para empezar con un fino de Cadiz. Elegante, tiene un punto salino importante, con amargor al final, muy bueno.


Va perfecto con el Chorizu de la Zona. 70% de vaca y el resto de gochu. Tiene un toque picante. Buenísimo. 


Mantequilla de Tinéu y Aceite Picual. Otra combinación perfecta. La idea es mojar el pan en aceite, echar un poco de mantequilla y una rodaja de chorizo. Sabores maravillosos de antes. de antes. Nos encantó. 


Nos cambiamos al blanco de Cangas, Castro de Limes 2019. Muy pocas botellas para uno de los mejores blancos asturianos. Tiene estructura, acidez, cuerpo para aguantar lo que le eches ... Nos encantó. 


Huevos Rotos con Foie y Boletus. Con un escalope de foie con un toque de plancha. Los boletus confitaos también con un toque de plancha. Maravilloso. 


Jose rompe los huevos allí mismo para entremezclarlo todo. 


Una de la sorpresas de la noche, Narigón Mazuelo 2016, Clarete de Velo. 36 meses en 4 barricas distintas, y 2 de ellas con velo de flor. En nariz, notas a regaliz, y en boca una acidez brutal. Es el típico vino que amas u odias, y a mí me encantó. 


Acabamos con un Solomillo de Black Angus de Km0 con Escalope de Foie y reducción al Pedro Ximenez. La misma ganadería que el chorizo, que crian casina, rubia gallega y toros de Black Angus. La carne parte sola, es impresionante. Y el escalope, muy generoso. Nos encantó. 


Para tomar el postre, otro vinazo asturiano. Monasterio de Corias La Zorrina. Un viñedo que ya está documentado de 1892 con tres variedades autóctonas, Carrasquín, Verdejo Negro y Albarín Negro. Solo se elaboraron 700 botellas de la añada 2018, un vino tinto potente y complejo. Otro de los grandes vinos asturianos. 


El postre, Flan de la Casa con Helao de Turrón. Lo comimos por probarlo, porque estábamos a punto de reventar. Y la verdad es que estaba muy bueno. 


Maravillosa cena, probando producto local, disfrutando de grandes vinos, asturianos y de fuera. Da gusto llegar y ponerse en manos de Jose, que te recomiende, que te dé a probar vinos. Y todo por 40€ por cabeza. Maravilloso. Uno de mis favoritos. 


No hay comentarios