Hover Setting

default

Farturruta Senda del Cartero comiendo en La Fonda de Ponga

Dirección: San Xuán de Beleño - Ponga
Teléfono: 985 843 004




Calidad: 3/5
Precio: 17€


Comentarios:  Tenemos unas cuantas farturrutas por Ponga. Es un conceyu espectacular, con unas rutas muy poco conocidas, está muy cerca de zonas ya muy masificadas, y, además, tiene una fantástica oferta gastronómica. 


La ruta que hoy os proponemos es el Camín por la Canal de Degüera, también conocida como la Senda del Cartero, aunque según nos contaron en el pueblo, pocos carteros se aventuraban a llegar hasta aquellos sitios tan remotos y tenían que recoger ellos mismos el correo en la Venta d'Agüera o en Vidosa, o donde podían. Es un poco más dura de las habituales, aunque las vistas y lo salvaje del entorno harán que se os pase cualquier dolor de piernas. 


La ruta es circular, aunque la podéis hacer lineal y la dejáis en la mitad, aunque no os recomiendo volver por el camino de subida porque puede ser un poco peligroso. Tampoco es una senda para todos los públicos, tiene un repecho fuerte inicial y el terreno solo es apto para personas con un mínimo de forma física. 


Son 11kms, con unos 500m de desnivel, y nosotros tardamos unas 4h en hacerla entera. Ya veis que no es para tanto. 


Aparcamos el coche en Puente Vidosa, que tiene un amplio aparcamiento. De todos modos, os podéis ahorrar el primer kilómetro caminando si dejáis el coche en cualquiera de los apartaderos que encontraréis un poco más adelante. 


Nosotros dejamos el coche allí y fuimos caminando. Ya que estábamos, aprovechamos a ver la preciosa cascada de Aguasaliu, que tiene alrededor de ella montada un complejo turístico. 


Tenéis unos cuantos apartaderos donde dejar el coche y así evitar caminar por carretera, que nunca es recomendable. 


La ruta en sí comienza en el Km134 de la carretera.


Tiene un cartel indicativo que indica que es una senda de dificultad elevada, y como veréis, no es para tanto. 


Los primeros 300m de desnivel los ganamos en una subida en zigzag por una canal preciosa. Primero por un camin de cabras, que poco a poco se va abriendo para dar un paisaje de piedras seguramente glaciar. 


En seguida comenzamos a ganar altura. Allá abajo se ve la carretera, y un poco antes un posible aparcamiento. 


Aunque parezca interminable, no os preocupéis, porque solo hay que subir hasta la mitad. Como veis, está marcado y no tiene perdida posible. 


Justo a la altura de esa piedrona, las marcas nos indican que giremos hacia la izquierda.


Atravesamos el camín de piedras. 


Si volvéis la vista atrás veis todo el espectáculo de los Beyos. Os recuerdo que un beyu en lengua asturiana es precisamente un desfiladero, por lo que decir Desfiladero de los Beyos es una redundancia. 


A partir de aquí nos tomamos un pequeño descanso, aunque no dejamos de subir. 


Llegamos a una zona con una cadena pegada a la montaña que nos sirve de ayuda. 


Aunque se puede pasar sin dificultad. 


Comienza un camino precioso donde podemos ver toda la inmensidad del desfiladero, del beyu


Y si das la vuelta, la vista no se queda atrás. 


De repente, vemos aparecer el pueblo de Biamón, nuestra primera parada en el camino. Llevamos subido ya casi todo el desnivel. 

Todavía nos queda bordear la peña, y bajar unos escalones tallaos en la roca. 


Llegamos a Biamón, donde nos salió a recibir su único habitante, Mariano, que nos contó que, a pesar de las duras condiciones del invierno, y de quedarse aislao muchas veces, vive feliz allí solo, aunque le gustaría que vinieran más vecinos. También nos contó la historia de la senda. Al fondo, la Sierra de Beza y más allá, Lleón. En Biamón había un hórreo beyuscu, pero ya está derruido. 


Seguimos camino, nosotros vamos a Casielles. Desde aquí se podría subir a la Peña Salón, pero ya es excesivo para hacer en una Farturruta. 


Entre Biamón y Casielles hay una pista que llega llana hasta un lavadero. 


En el lavadero podemos reponer fuerzas y rellenar la cantimplora. 


Nos queda un último repecho de subida, por pista, donde vamos ganando altura y viendo la vista del Beyu con Biamón en primer plano. Es una preciosidad. 


Comenzamos a ver Casielles, con su ermita al fondo.


Llegamos al punto más alto, la Ermita de San Xuan de Casielles


Casielles, visto desde en frente, tiene la foto icónica con la carretera que va subiendo en zigzag. Un paraíso para los ciclistas. Nosotros visitamos el pueblo, precioso, con unas vistas increíbles.


Tiene como principal atractivo que tiene dos Hórreos Beyuscos. 


Únicos entre los hórreos asturianos por tener una cubierta a dos aguas en vez de la típica a cuatro. Son los hórreos primitivos, precursores de los actuales, y sin el típico corredor que caracteriza los hórreos asturianos. De menor tamaño debido a la orografía de la zona (si vais, lo comprenderéis, imposible encontrar algo llano) y declarados Bien de Interés Cultural debido a su antigüedad. Solo hay 17 inventariados en Asturies (la mayoría en la zona de Ponga). Por cierto, alguno está que se cae, como la mayoría de los hórreos de Asturies, y si conocéis el pliego de condiciones que impone el Principado para su rehabilitación entenderéis que casi nadie se pueda permitir rehabilitarlos o darles un uso turístico. Una pena.


Volvemos a subir hasta la Ermita y vemos Casielles desde arriba. En la Ermita tenéis un banco donde sentaros y disfrutar de las vistas. 


Bajamos sentido Biamón, aunque a mitad de la distancia encontramos una desviación que nos lleva hacia abajo. Se conoce como el Camín de la Verganza. En la foto, tomamos dirección La Caviella. 


En la bajada nos encontramos esta maravilla. 


Al poco, encontramos la aldea abandonada de La Caviella. 


Increíble comprobar cómo pudieron vivir en un terreno casi vertical. 


La bajada es preciosa, tanto cuando bajamos por espacios cerraos como este paso conocido como La Cuenca'l Teyéu. 


como cuando bajamos por espacios abiertos donde podemos disfrutar del beyu. Abajo al fondo podéis ver La Venta d'Agüera con la que os conté ya esta Farturruta


Tras varias revueltas, llegamos a la carretera inicial donde empezamos la ruta, pero un par de kilómetros más allá. Se conoce como Camín de la Venganza, y antiguamente estuvo enlosao para poder bajar ganao. Nos queda volver hasta el punto iniciar donde tenemos el coche. 


Desde allí nos fuimos a comer a San Xuan de Beleño, a la Fonda de Ponga. 


Casona preciosa. Según entras, una barra de esas que enamoran. 


En la parte de atrás, un comedor enorme. Muy guapo. 


Y si bordeas la casa, una terraza con vistas al Tiatordos, no se puede pedir más. 


Pedimos el menú de fin de semana para comer. 3 platos. 16€. De primero, Sopa de Cebolla. Muy rica. 


La otra opción era una Tabla de Quesos Asturianos. Maravillosa. Quesu Los Beyos, barriendo pa casa. Ahumao de Pría. Queso de Cabra indeterminao. Queso Cabrales. Y dulce de manzana de casa. Solo la tabla ya vale el menú entero. 


De segundo. Pote, con garbanzos, repollo y chorizu. Bueno. Y Fabada. Buena también. No de sobresaliente, pero sí de notable. 


Y de tercero. Cabritu. Bravo, intenso. Nos gustó.


Y Carrilleres. Buenes. 


De postre, Tarta de queso de Los Beyos. Suave. 


Y Saboreando El Pierzu. Un helao de queso de Los Beyos, con salsa de miel y nueces. Brutal. 


Pagamos EN TOTAL, dos personas, 34,30. A 16€ cada menú. Maravillosa relación calidad-precio. 


Completa Farturruta, por una antigua senda que conectaba pueblos y que servía de comunicación entre ellos. Pueblos en los que apenas quedan habitantes e incluso alguna aldea abandonada. Una zona prácticamente vertical, con unas condiciones durísimas, pero de una belleza salvaje incomparable. Los Beyos. Espero que os gustara. 


No hay comentarios