Farturruta: Cascada de Méxica - La Cueva'l Pimpano - El Torneiro


Dirección: Calle El Ensanche, 1 - 33717 - Villayón
Teléfono: 985 625 275



Web: http://www.eltorneiro.es/
Facebook: https://www.facebook.com/eltorneiro/
Instagram: [@eltorneiro.2017] https://www.instagram.com/eltorneiro.2017/



Recomendaciones: Repollo Relleno


Calidad: 4/5
Precio: 15€


Comentarios: En 2014 inauguramos la Sección Farturrutas caminando a las Cascadas de Oneta y comiendo en El Torneiro. 5 años después volvemos para que conozcáis otra Cascada que merece mucho la pena, pero sin cambiar de chigre. El Torneiro nos encanta.


La ruta a la Cascada de Méxica es una ruta muy fácil, de 4Km (ida y vuelta) y que puede hacer toda la familia. Sale del pueblo de Ponticiella, un pueblo muy guapo, arreglao, y con paneras muy curiosas. El sitio perfecto para aparcar es en la Iglesia, construida junto a un precioso Texu, y con unas vistas al valle preciosas.



Se atraviesa el pueblo, pasando por una fuente, aunque es un trayecto tan pequeño que no hace falta llevar agua. Las indicaciones son claras y la pérdida es imposible.



Pasado el pueblo, y con vistas sobre el campo santo y el valle, encontramos una bifurcación, con un cartel indicando la cascada hacia la izquierda. El camino nos recordó mucho a los accesos a la playa de Barayu. Espacios abiertos, eucaliptos (tristemente) y una bajada continua por el valle.


A mitad de camino, encuentras este precioso camino empedrao entre árboles.


Seguimos bajando, y se comienza a oir el rumor de la cascada. Está un poco escondida, aunque bien indicada, y con acceso fácil. Cuando llegas te das cuenta de lo espectacular que es, con una caída de unos 10m, y bajando más, pequeñas cascadas que le dan una visión espectacular. Tiene un espacio plano perfecto para descansar, comer, o incluso, bañarse.

La cascada de Méxica tiene asociada una leyenda muy antigua. Cuenta la Leyenda que, debajo del agua, hay un palacio de oro. Allí vivía un rey moro (moro en acepción de pagano, no de árabe), que tenía dos hijas. Un príncipe fue a cortejarlas y se enfadaron las dos hijas entre sí. Una de ellas le cortó la melena a la otra y se cuenta que el salto de agua, la cascada, es esa melena.


Merece mucho la pena la visita. A la vuelta, el mismo camino pero cuesta arriba. El desnivel es de 300m en solo 2Kms, pero muy llevadero. Se va subiendo poco a poco sin problema.


Volvemos al pueblo y antes de volver a Villayón, paramos en La Cueva'l Pímpano. Está el pueblo de Busmente, y tiene un pequeño apartadero donde entran dos o tres coches en la carreterra. Aparca, y en seguida te encuentras con un antiguo molino precioso, que todavía funciona.


Pímpano en lengua asturiana, además de algo muy bueno, o muy rico (un alimento), significa que una fuente (o cascada) corre gota a gota. Y este es el caso de la Cueva'l Pímpano, una cortina continua de agua durante todo el año por encima de una pequeña cueva haciendo un paisaje espectacular, arco iris incluído.


Para llegar, una pequeña cuesta de apenas 300m hasta llegar a la Cueva. Impresionante.


Vuelta al coche y parada en Busmente a visitar esta impresionante panera. Dar las gracias a la familia que nos permitió entrar y fotografiarla.


Volvemos a Villayón (2Kms). Comemos en El Torneiro. Un hotel-rural con restaurante, que nos encanta. Menú con varios primeros y segundos por solo 15€, de fin de semana. Espectacular.


Si tienen, de primero no dudéis en probar el Repollo Relleno. Es una maravilla.  Indispensable. Suave, con bechamel, carne picada, pimiento y espárrago. Buenísimo.


También tenían pote, y son muy famosos por él.


De segundo, pedimos Cabritín Guisao. Suave, se deshace, buenísimo.


Y Cachopu de Lomo. Muy rico también, aunque gana el cabritín.


De postres, un Flan Casero. Muy bueno.


Y Arroz con Leche. Muy rico.


Todo esto, con vino de la casa, agua y cafés, UN FIN DE SEMANA, y con estas vistas, por solo 15€. Impagable. Reservad, que suele estar lleno. ¿Merece o no merece la pena Villayón?

2 comentarios :

Betina y Manu dijo...

Preciosa ruta, David. Nos la guardamos para hacer con nuestro sobrino, le va a encantar (la ruta y la comida ;)).

David Castañón dijo...

Mil gracias!!!!!